Armonía Vocálica

La armonía vocálica es una característica única de la lengua húngara. En pocas palabras la armonía vocal significa que no todas las vocales  armonizan con cualquier otra vocal.

Se clasifica en dos tipos de vocales: “vocales de tono bajo” (traducción literal de “mély magánhangzó”) y “vocales de tono alto” (traducción literal de “magas magánhangzó”).

En otras gramáticas las vocales de tono bajo también son llamadas posteriores  y las vocales de tono alto son llamadas anteriores. Estos términos están basados según donde se forman las vocales en la boca.

Hay tres tipos de palabras húngaras:

  1. Palabras que sólo tienen vocales posteriores.
  2. Palabras que sólo tienen vocales anteriores.
  3. Y palabras que tienen vocales anteriores y posteriores.

La armonía vocal entra en juego cuando agreguemos sufijos a las palabras.( El idioma húngaro opera con sufijos o postposiciones en lugar de preposiciones ). Donde hay que seguir las siguientes reglas para conservar dicha armonía:

  • En palabras compuestas el último componente es el decisivo:

gyógy-szer :medicamento (anterior), könyv-tár :biblio-teca (posterior).

  • Si la palabra tiene alguna vocal posterior, ya sea una palabra posterior o una palabra mixta ( del tipo 3) , pasará obtener el sufijo posterior. Puede considerar a las vocales posteriores como dominantes para recordar que tipo de sufijo adherir.
  • Los prefijos verbales no armonizan con la raíz: meg-, be-, össze-, létre-, etc.
  • Cada sufijo tiene dos (o una, o tres, o cinco) versiones: un tono anterior y un tono posterior. Por ejemplo, el  sufijo adverbial que asignamos a los nombres de idiomas (gentilicio) tiene dos versiones:“-ul” y “-ül”. Donde “-ul” es la versión posterior y “-ül” es la versión anterior. Dependiendo de qué tipo de vocales haya en la palabra, el sufijo será para  la versión anterior o la posterior.
    • Los sufijos con tres versiones usan la posterior con componentes posteriores, la redondeada si la vocal precede inmediatamente al sufijo es también redondeada y la no redondeada en el resto de los casos. Como lo son los sufijos  alativo -hoz / -hez /  -höz, superesivo –on / -en / -ön, etc.
    • Y  las que tienen cinco se suelen añadir a componentes terminados en consonante para facilitar la pronunciación. Como el sufijo nominativo plural –k / -ok / -ak / -ek / -ök, etc. Aunque normalmente el uso de a es excepcional.